La Casa

La Familia Castagna está encantada de darle la bienvenida a Casa Riva.

En casa Castagna puedes apreciar el sabor de las cosas reales y auténticas, saborear la autenticidad de los productos locales y permanecer en esta encantadora y antigua residencia, rica en historia y cultura que desde 1620 caracteriza a la ciudad de Mergozzo con vistas a la dulces aguas del pequeño lago, perla del Verbano.

La historia de Casa Castagna se ubica a partir del año 1620, durante las renovaciones imponentes iniciadas por la familia Castagna en 2018, se encontró una entrada que muestra el grabado del año de contrucción en 1620.

Extraída con extrema precisión, hoy está posicinada y visible dentro de la casa junto con el descubrimiento igualmente fascinante de un fresco, restaurado por expertos con fecha de 1623 que muestra una primera representación de la casa.

Analizando el material editorial encontrado dentro de la residencia , la historia de los primeros proprietarios de la casa Castagna se remonta a 1824.

La casa era propriedad de dos antiguas familias de Mergozzo: la familia De Giuli y la familia Tamini. La historia se desarrolla a partir de Angelo Antonio De Giuli y Marianna Tamini.

Marianna Tamini trabajaba como hiladora de lino en una hilandería en el barrio de “la Piedra” y a menudo bajaba al lago en el barrio de “Riva” para entregar el resultado de su trabajo: las telas. Esta actividad se supone tras el hallazgo de una vieja cuenta pagada por la lechería social de Mergozzo para el suministro de un lote de tela.

Probablemente hacía negocios en “la Piedra” por la mayor seguridad que ofrecía este barrio en comparación con el barrio de “Riva” sujeto a inundaciones períodicas del lago. De hecho el barrio “la Piedra” fue el hogar de las activitades artisanales, incluida la hilandería muy activa de la familia Tamini.

Fue en el barrio “Riva”que Marianna Tamini conoció a Angelo Antonio De Giuli.

Angelo Antonio De Giuli era un agrónomo y distinguido experto profesional cuya familia pertenecía a la burguesía de Mergozzo con ascendencia romana antigua.

Chico muy reservado , ejercitó su trabajo con pasión sumergido constantemente entre los colores y el aroma de la variada riqueza de la naturaleza de la que supo captar poemas y esplendor.

Angelo Antonio vivía en la casa de su padre frente a la plaza y el lago en el barrio “Riva”, donde podía disfrutar de la vista de los Alpes de Lombardia desde las ventanas de los pisos superiores.

En las estaciones más cálidas el jardín frente a la casa se convirtió en una sala de lectura y contemplación.

Se interesaba por los niños jugando en la plaza y observaba el paso ocupado de la gente en la vida del pueblo.

En mayo de 1824 Angelo Antonio escribió una primera carta a Marianna, esta correspondencia se encontró dentro de la casa y ahora se puede consultar en vivo en la casa Castagna.

En esta carta expresa sus sentimientos hacia ella con una sensibilidad conmovedora que revela un alma romántica , comenzó su carta de amor con “una chica elegante”.

Pocos días después de recibir dicha carta, Marianna respondió con la misma elegancia, refinamiento y delicadeza , modales típicos del periodo del siglo XIX, de la corriente literaria del romanticismo, empezando su carta con “amante muy precioso”.

En 1825 Angelo Antonio De Giuli y Marianna Tamini se casaron.

En el presente, En Mergozzo, la rama de la familia Tamini del barrio de “la Piedra” se ha extinguido. Sin embargo la casa permanece con sus grandes balcones sobre los que se colocaban las telas después del blanqueo.

En el barrio de “Riva” la casa De Giuli- Tamini permaneció en la familia y pasó de generación en generación hasta la bisnieta Federica Zaccaria, residente en Brescia que siempre ha conservado los preciosos recuerdos del rico archivo familiar ahora disponible para los huéspedes de casa Castagna.

Casa Castagna fue comprada en 2017 y restaurada por la familia Castagna muy aficionada al territorio de Mergozzo y en la investigación y producción de quesos , que desde hace más de 60 años se conocen y se afirman por su calidad, profesionalidad y ambición.

Este proyecto nacido de Giuseppe y Raffaella quiere dar a conocer la estructura histórica y la tranquilidad del pequeño lago de Mergozzo y degustar productos únicos en la cocina y el pequeño refinamiento.